Recordar el pasado suele ser una fuente de inspiración para el momento presente. En el caso del deporte, echar la vista atrás supone recrearse en la grandeza de nuestros ídolos de la infancia, sus gestas imposibles y sus instantes de debilidad. Momentos inolvidables que ayudan a abstraerse de la actualidad voraz, siempre dispuesta a engullir tiempos pretéritos en nombre de la fugacidad del ahora. Al pasado deportivo le sobran historias increíbles, triunfos épicos, reveses dramáticos y éxitos pioneros llevados a cabo por personas y equipos de enorme talento, pero también de corazón y espíritu de sacrificio indomables. Pese a esta circunstancia, apenas hay altavoces que eviten la amnesia colectiva respecto a los héroes del ayer. Tiene su lógica. La cobertura mediática se debe a las estrellas de hoy.

Este contexto propicia el nacimiento de un blog que adopta una perspectiva temporal distinta al tratamiento habitual de la información y el análisis deportivo. Su autor, licenciado en Periodismo y Filosofía por la Universidad de Navarra, colabora -por una vez haremos referencia al presente- en Quality Sport y Perarnau Magazine. También ha escrito en Jot Down, Cuadernos de Basket y Vavel.

jbrizuelaglez@gmail.com.